Vendaje neuromuscular

Es un tipo de vendaje que tiene su tradición en los países de Asia, Corea y Japón. La técnica es la aplicación de un esparadrapo elástico (más conocido como kinesiotaping) que mejora la función de la musculatura sin limitar los movimientos, partiendo de la base de que el movimiento y la actividad muscular son imprescindibles para mantener o recuperar el segmento dañado. Mejora, por tanto, el movimiento, la circulación sanguínea, linfática y la temperatura corporal del mismo.

Entre sus efectos podemos encontrar la función de elevación de la piel; de tracción y además efecto térmico, según el color del vendaje. Pero lo más interesante son sus acciones:

  • Acción circulatoria, que se consigue a través de la función elevadora del vendaje puesto que amplía el espacio y disminuye la presión, normalizando la circulación sanguínea y linfática.

  • Acción sobre el tono muscular: tonifica y relaja.

  • Acción biomecánica: corrige y ayuda al movimiento correcto.

  • Acción exteroceptiva: estimula la musculatura antagonista protectora.

  • Acción neurorefleja: actúa sobre los dermatomas, los miotomas, esclerotomas y viscerotomas.