Tratamiento deportivo

Se aplica a distintos profesionales cuya actividad física necesite un tratamiento muscular específico para cada deporte: ciclismo, fútbol, tenis, crossfit, pádel, running, etc. Desde el primer momento vamos a trabajar duro con la zona afectada para recuperarla en el menor tiempo posible, además de aquellas otras partes del cuerpo que de alguna manera también estén implicadas.

Este tipo de tratamiento también se puede trabajar con personas que no practican deporte alguno y sufren molestias musculares, articulares o de estrés. Incluyendo la atención a personas mayores y niños.

Dolencias:

  • Sobrecarga y fracturas por estrés.

  • Desgarros musculares, tendones y distensión de ligamentos.

  • Rodilla, tobillo y pie.

  • Hombro (tenis), brazos, codo de golfista.

  • Mano (tendinitis, síndrome de túnel carpiano).

  • Espalda (lumbalgias).