Podología

La podología es una rama de la actividad médica, que tiene por objeto el tratamiento de las afecciones y deformidades de los pies, limitándose en su actuación terapéutica a las manipulaciones que pertenecen a la cirugía menor. Más sencillamente, es una profesión sanitaria que se encarga de la prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las patologías del pie. Pero, además de ocuparse de su cuidado, también trata de la relación de nuestros pies con el resto del cuerpo.

Acudir al podólogo es una actividad que debería realizarse de forma habitual, al menos una vez al mes. Porque los pies además de soportar nuestro peso, sufren al estar “encerrados” tantas horas en los zapatos.

¿Cuándo hay que acudir al podólogo? La mayoría de la gente lo hace cuando tiene dolor en las uñas de los pies o cuando hay deformaciones o callos en los dedos, durezas, etc. Pero también hay que acudir cuando hay hongos (pie de atleta), mal olor en los pies (bromhidrosis), pies planos, dedos martillo, cuando se sufre de diabetes o con cualquier otro tipo de lesión en ellos.

El podólogo también puede hacerte un estudio de la pisada y prevenir con éste posibles futuras lesiones al caminar, al montar en bicicleta o si eres un consumado “runner”.